Petición de Monseñor Rolando Álvarez al Niño Dios: Un país libre y elecciones transparentes

Petición de Monseñor Rolando Álvarez al Niño Dios: Un país libre y elecciones transparentes

Un país con libertad y en el que puedan desarrollarse elecciones transparentes, son parte de las peticiones que el obispo de la Diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando José Álvarez Lagos, ha realizado al Niño Dios, en ocasión de la Navidad en 2019.

Además, el jerarca católico ruega para que la crisis sociopolítica que atraviesa nicaragua desde abril de 2018, sea resuelta “civilizadamente”.

Puede interesarle: Monseñor Rolando Álvarez denuncia la prohibición de misas para promociones de primaria y secundaria

Después de una misa que presidió este domingo 22 de diciembre en la catedral San Pedro Apóstol de la ciudad de Matagalpa, monseñor Álvarez aseguró que “le estamos pidiendo al Niño Dios la gracia de permitirnos, de posibilitarnos, que los nicaragüenses construyamos un país en paz, en justicia, en desarrollo, un país con respeto, un país con libertad y un país donde, en el momento adecuado, todos podamos, en elecciones libres, justas y transparentes, depositar nuestro voto y que las cosas se resuelvan civilizadamente”.

Así respondió monseñor Álvarez a la interrogante de qué le pediría en una “carta al Niño Dios”.

Cultura del silencio

El obispo de Matagalpa también invitó a los nicaragüenses a “entrar a la cultura del silencio”, de manera que, “escuchando al otro”, puedan surgir soluciones a la crisis del país y pueda ser construida una sociedad con justicia social.

Lea Además: Monseñor Rolando Álvarez: «Los nicaragüenses tenemos que reinventarnos»

“Escucharle su reflexión, los ángulos con que él está viendo la realidad y la situación nacional, y escuchar para poder encontrase y encontrar, por lo tanto, soluciones justas, pacíficas, que nos permitan salir de esta crisis y poder construir un país para todos en el que podamos realmente, como he insistido en otras ocasiones, sentarnos juntos a la mesa, donde los pobres tengan el lugar privilegiado”, dijo monseñor Álvarez.

Agregó que, de esa manera, sería construida “una sociedad donde haya justicia social, equidad, donde se respete al otro, porque el respeto al otro es fundamento de la libertad”.

CATEGORIES
Share This