ICEFI lamenta que el presupuesto 2020 contenga importantes recortes en educación y salud

ICEFI lamenta que el presupuesto 2020 contenga importantes recortes en educación y salud

Tegucigalpa. El 12 de diciembre de 2019, con 79 votos, el Congreso Nacional aprobó el Presupuesto General de Ingresos y Egresos de la República de Honduras para el Ejercicio Fiscal 2020. El Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) lamenta que la aprobación del presupuesto se hiciera con dispensa de dos debates y sin espacios para la participación ciudadana. Además, que se haya recortado recursos para las áreas de educación y salud y que no se corrigieran los espacios de opacidad que contenía el anteproyecto de presupuesto presentado por el Ejecutivo.

El proceso de aprobación del presupuesto público para 2020 careció de una discusión seria y análisis a profundidad sobre los distintos rubros presupuestarios, llegando incluso a aprobarse con dispensa de dos debates además, durante todo el proceso de discusión en el Legislativo no se crearon espacios para que las diversas expresiones de la sociedad hondureña dieran sus aportes y recomendaciones al presupuesto. Para el Icefi, este proceso de aprobación opaco, que infortunadamente ha sido lo usual en los últimos años, le resta legitimidad al gobierno, a los partidos políticos que dominan la agenda legislativa y también al presupuesto público que, como instrumento para el desarrollo y la democracia, debería contar con la opinión y el conocimiento de los ciudadanos.

Con el presupuesto aprobado, una vez más el Órgano Legislativo, le permite al Ejecutivo contar con discrecionalidad en el manejo de recursos públicos, pues al no corregir la meta de recaudación tributaria y dejarla en 16.5% del PIB para 2020 (en 2019 se alcanzaría un 18% del PIB), todos los recursos adicionales que se obtengan no serán sujetos a asignaciones presupuestarias prejuzgadas por el Congreso Nacional. El Icefi recalca que esta práctica va en contra de los estándares internacionales de transparencia fiscal.

Adicionalmente, con los montos aprobados por el Congreso Nacional, se confirma el recorte del presupuesto de la Secretaría de Educación que pasará de representar 4.85% del PIB a 4.49, entre 2019 y 2020 lo que contrasta con el hecho de que haya cerca de 900,000 niños, niñas y adolescentes afuera de la escuela, de acuerdo a las cifras oficiales. Misma situación sucederá con la Secretaría de Salud con una disminución en su presupuesto de 2.39 a 2.37% del PIB, entre 2019 y 2020, a pesar de que alrededor de 1.8 millones de hondureños (el 18.0% de la población) no tiene acceso a los servicios de salud. El Instituto señala que los recortes en estas áreas sociales sensibles, afectará la provisión de bienes y servicios públicos básicos lo que pone en riesgo el bienestar de la población hondureña, particularmente de los grupos históricamente vulnerabilizados, como lo son las niñas, niños y adolescentes, mujeres, especialmente la población que habita en el área rurales.

Adicionalmente, para el Instituto es motivo de preocupación que la Dirección de la niñez, adolescencia y familia, sufra un recorte del 8.1% en su presupuesto aprobado, en términos reales, y la Dirección nacional del programa Ciudad Mujer, tenga una disminución del 18.7%.

A pesar de que el presupuesto aprobado presenta una mejora en el resultado macrofiscal, pues el déficit fiscal esperado para 2020 es de 1.5% del PIB, el Icefi señala que la situación fiscal sigue siendo crítica, tomando en cuenta los niveles de deuda que tiene el país, y particularmente los L42,500.0 millones que tendrá que pagar por el servicio de la deuda, equivalentes al 6.4% del PIB y al 27.2% del total del presupuesto, lo que significa que seguirá siendo la partida presupuestaria más importante dentro del presupuesto de gastos.

El Icefi urge al Estado hondureño a una discusión integral de la política fiscal, en la que se incluya el establecimiento de normas más democráticas para su discusión social, así como la obligación de estudiar y reducir sustancialmente el gasto tributario, avanzar en una hoja de ruta que plantee resultados concretos en la mejora en la eficiencia de la administración tributaria, el aumento de la cobertura y calidad de bienes y servicios públicos y la adopción de la gestión por resultado, que permita mejorar la eficiencia y efectividad del gasto público, una revisión técnica a los fideicomisos para plantear su minimización y cierre, así como un mejor manejo de la deuda pública.

Finalmente, el Icefi recuerda que la aprobación del presupuesto es solo una etapa del ciclo presupuestario, por lo que invita a la sociedad hondureña a realizar auditoria social en la ejecución del presupuesto público de 2020, y exhorta a las entidades públicas a cumplir el principio de máxima publicidad para que toda la información del quehacer gubernativo, particularmente al relacionado con los recursos financieros sea publicado de manera transparente y oportuna ante el contexto político y económico adverso que atraviesa el país, es fundamental garantizar el buen uso y manejo de los recursos públicos.

CATEGORIES
Share This